Actividades sensoriales II - Maria Montessori

En una entrada anterior ya os dejé ideas de actividades sensoriales basadas en el Método Montessori y hoy continuamos ampliando esta lista. Trabajar a través de los sentidos se ha convertido en uno de los mejores sistemas para que los niños absorban y adquieran nuevos conocimientos de una forma lúdica.


  • Cojines táctiles: para esta actividad confeccionaremos pares de pequeños cojines de diferentes texturas (lana, algodón, cuero…). La finalidad es que el bebé pueda manipularlos libremente y, hacia los dos años de edad, comience a discernir entre ellos y a formar parejas de iguales.

  • Cesta sensorial de pelotas: a modo de cesta de los tesoros, juntaremos varias pelotas de diferentes tamaños y texturas para que el niño pueda tocarlas y comenzar a diferenciar entre aspectos y nociones con grande-pequeño, áspero-suave…

  • Enfilamos piezas: esta actividad es una gran idea para desarrollar la motricidad fina de nuestros alumnos. Los más pequeños pueden comenzar ensartando piezas de un tamaño considerable, mientras que los niños más mayores pueden hacerlo con bolitas más pequeñas. Además, es una buena manera de trabajar, de forma transversal, los colores, las formas geométricas y las seriaciones.
 
  • Matrioskas: estas muñecas rusas tan características pueden ayudarnos a trabajar diferentes aspectos con el orden, la selección y la clasificación, así como la observación y la motricidad fina mediante su manipulación. Podéis encontrarlas como las típicas muñecas o como cubos o vasitos.
  • Jugamos con botes: las cajas, botes y tapones siempre llaman la atención de los más pequeños. En esta ocasión lo aprovecharemos y jugaremos a abrir botes de diferentes medidas y con diferentes tapas.

  • El salero: con un salero grande o simplemente con un bote en cuya tapa haremos unos agujeritos, podemos llevar a cabo esta tarea. Con el objetivo de desarrollar la motricidad y la capacidad de concentración, colocaremos palitos, pajitas, flores… en el interior de cada agujero del bote.



  • Puzzles: los puzzles son un recurso fascinante para trabajar no sólo la motricidad y la coordinación óculo-manual, sino también, la concentración, las formas, el orden, y el tema que mostremos a través de dicho juego. Montessori posee varios puzzles con los que podemos trabajar aspectos naturales como las partes de una planta, de un animal o el sistema solar.
 

  • Cartas y objetos: este juego es muy sencillo y podemos realizarlo con cualquier objeto que encontremos en casa. Tan sólo necesitaremos los objetos y unas imágenes en las que se representen dichos objetos. La finalidad es que el niño logre emparejar cada imagen o ilustración con el objeto correspondiente.




  • Sonidos de animales: en una bolsa colocaremos varios animales de juguetes para que el niño vaya descubriendo uno a uno e imitando el sonido que éstos producen. Los más mayores pueden jugar a adivinar primero el animal que es utilizando solamente el sentido del tacto e imitando el sonido característico de cada uno.

  • Plastilina: si hay un material sensorial por excelencia para trabajar la motricidad fina y las habilidades y destrezas manuales esa es la plastilina o pasta para modelar. Es un material muy completo que ayuda enormemente a desarrollar la capacidad imaginativa de los niños.

Cuento imprimible para hacer yoga: La lechuza y la mariposa

Hace unos días os hablé de las características y beneficios que tiene el yoga si lo realizamos con niños. Pues hoy os traigo para imprimir un cuento cuya autora es Cayetana Rodera e ilustradora María Paseli con el que poder desarrollar una sesión de yoga con los más pequeños. El cuento podéis encontrarlo al final de la entrada y en él también encontraréis la siguiente ilustración con la que guiaros a la hora de realizar los ejercicios. Recordad que toda sesión de yoga ha de tener:


  • Ejecución de las posturas del yoga seleccionada.
  • Unos minutos de práctica de ejercicios de control respiratorio.
  • Práctica de la relajación durante unos 4-5 minutos.
 
 
La lechuza y la mariposa
 
Había una vez un árbol grande, fuerte y robusto con unas ramas muy largas que iban creciendo hacia el cielo. En él vivía una lechuza que dormía durante el día y estaba despierta durante la noche. También vivía en la otra punta del árbol una mariposa preciosa con dos antenitas y alas enormes.
 
Pero ninguna de las dos sabía que tenían una amiga en el mismo árbol. Por lo tanto las dos pensaban que se encontraban solas, y estaban tristes.
 
La lechuza tenía algunos amigos que la visitaban por la noche: la serpiente, el gato y la rana. Y la mariposa tenía otros amigos que la visitaban durante el día: el cisne, el perro y la lagartija.
 
Mientras tanto el sol y la luna seguían brillando, día o noche, y eran muy amigos a pesar de salir en distintos momentos. Demostraban cada día que no podían vivir el uno sin el otro y de esta manera querían que la lechuza y la mariposa supieran que no estaban solas. Así un día quedaron en que iban a brillar los dos a la vez, ¡la luna y el sol!
 
Así hicieron y la mariposa revoloteaba feliz como todos los días haciendo mucho ruido al mover sus alas de arriba a abajo sin parar, y sacaba las antenitas para oler las flores a su alrededor. Y en uno de sus revoloteos la lechuza la escuchó y se puso muy contenta al ver que otra amiga vivía en su árbol.
 
Se pasaron el día volando juntas felices y contándole a todos sus amigos que se habían encontrado.
 
La luna y el sol les dijeron que aunque vivieran en distintos momentos, noche o día, sabrían que tenían siempre un amigo cerca con el que podían contar. De esta manera se despidieron y se desearon las buenas noches y los buenos días.
 
Desde ese día la mariposa recogía flores bonitas y las dejaba en el nido de la lechuza para cuando se despertara, y por su parte la lechuza le dejaba insectitos que había encontrado durante la noche.
 
De esta manera, la mariposa y la lechuza siguieron los consejos de Sol y Luna y empezaron a ser amigos y a sentirse felices sabiendo que alguien cuidaba de ellos mientras dormían o mientras estaban despiertos.
 
Y es por eso que desde entonces, por las noches, vemos revolotear a las luciérnagas alrededor de la lechuza, y son también llamadas “mariposas de la noche”.
 
 


Espero que lo disfrutéis.


https://goo.gl/RfAsFJ
Descarga aquí el pdf con el cuento para imprimir

Cuento: ¡Es un libro bebé! - Lane Smith

El escritor e ilustrador estadounidense, Lane Smith, capaz de reinventar historias clásicas y otorgarles su propio estilo, nos ofrece una obra para los primeros lectores muy entretenida con la que poder jugar y divertirse: ¡Es un libro bebé!, y que ha sido publicado por la editorial Océano Travesía.


Con una narración basada en preguntas y frases muy cortas y sencillas, los más pequeños pueden adentrarse en el mundo de la lectoescritura de forma divertida y eficaz. Las cuestiones que se manifiestan en la obra podemos acompañarlas, a la hora de narrar el cuento, ejemplificándolas e imitando cada movimiento que hace el pequeño burrito, protagonista de esta historia.



Los colores empleados para las ilustraciones que acompañan al texto son muy cálidos y transmiten al lector una sensación de equilibrio que nos ayudará a guiarnos y seguir el hilo de la historia que se narra. Además, son muy representativas y repetitivas, variando solamente el elemento principal de la trama: un libro, el cual adopta las diferentes posturas y formas que el burrito se plantea. Este hecho favorece la atención y asimilación de la historia de una forma muy natural y les mostrará, de una doble manera, lo que es un libro y el papel que éste puede desarrollar en nuestro día a día.


Editorial: Océano Travesía
ISBN: 9786074006490
Páginas/Año: 20 / 2012
Formato: 15.2 x 15.2 x 1.3 (cm)
Autor: Lane Smith

YOGIC: prgrama de yoga para niños

Como ya os he adelantado en otra entrada, el yoga tiene múltiples beneficios para la salud del niño, tanto física como mental.

Para trabajarlo en el aula o en casa con los más pequeños, podemos utilizar vídeos como los que os propongo a continuación.

Una plataforma argentina, YOGIC, realiza vídeos dinámicos y entretenidos para desarrollar esta práctica con los niños.



Posee un contenido muy didáctico que atrae al público infantil por la utilización de canciones, cuentos y movimientos muy sencillos y pegadizos. Es una forma ideal de trabajar los aspectos físicos y mentales de los niños de una manera muy original, que les permitirá desarrollar diferentes habilidades y destrezas, mejorando así la concentración y el estádo de ánimo.

Podéis visitar su web aquí
https://www.yogic.com.ar
 

El yoga en los niños - Beneficios y características

La palabra “yoga” hace referencia una tradicional disciplina física, mental y espiritual que se originó en la India.


El yoga ayuda al niño a su desarrollo físico, ya que le ayuda a aprender a estirarse, respirar y relajarse. Esta práctica desempeña un papel muy importante para combatir y prevenir trastornos en los más pequeños y en adolescentes relacionados con la alimentación, el sueño, hiperactividad, perturbaciones emocionales… y posee las siguientes características aplicadas a los más pequeños:
  • Nivel de actividad del niño: frecuencia y rapidez de sus movimientos.
  • Regularidad o irregularidad en sus funciones fisiológicas: sueño, hambre, etc.
  • Reacción a experiencias nuevas como un dormitorio nuevo o estar con personas desconocidas.
  • Mínima fuerza o estímulo necesarios para llamar su atención para realizar un nuevo movimiento o actividad.
  • Energía de expansión en la que expresa sus emociones, estados de ánimos, deseos, ilusiones, etc.
  • Facilidad con la que su atención de desvía de una a otra actividad por algún estímulo periférico.
  • Tiempo de atención ininterrumpida hacia una actividad simple como ver la televisión o hacia una postura.
Las técnicas del yoga favorecen a todo el organismo y actúan tanto en el cuerpo como en la mente, mejorando así la conexión entre ambos.

Los expertos aconsejan que el niño practique yoga a partir de los 4 años, unas dos veces por semana y que los más pequeños lo hagan acompañados de sus padres. Estas clases suelen durar unos 30-40 minutos y su estructura básica es la siguiente: 
  • Ejecución de las posturas del yoga seleccionada.
  • Unos minutos de práctica de ejercicios de control respiratorio.
  • Práctica de la relajación durante unos 4-5 minutos.
En esta práctica encontramos múltiples beneficios, por lo que podemos aplicarla de forma lúdica y favorecer con ella el desarrollo físico y psíquico de nuestros hijos/alumnos.

Cuento: La Piscina - Ji Hyeon Lee

Hoy os recomiendo un cuento muy refrescante que os ayudará a dejar volar vuestra imaginación. Lleva por título “La Piscina” y su autora es Ji Hyeon Lee, una ilustradora coreana.


De la mano de los más pequeños, nos adentramos en un mundo fascinante como es la profundidad del mar, donde contemplaremos un sinfín de seres vivos marinos con tan sólo sumergiéndonos en el agua de una piscina.
La obra carece de texto y no existe una narración, lo que favorece aún más el desarrollo imaginativo del niño, ayudándole a desarrollar sus habilidades comunicativas y su expresión oral e inventiva.


Las ilustraciones son maravillosas y divertidas, predominando en ellas colores cálidos y veraniegos. Éstas nos enseñan animales y elementos del mar que podemos utilizar para trabajar este tema y acercarles, a los más pequeños, un mundo fascinante de seres vivos diferentes a los que ven habitualmente.



Con este cuento le mostraremos a los niños que con un poco de imaginación, podemos alcanzar cualquier meta; lo importante es reinventarse e idear y descubrir nuevos caminos y formas de continuar.


Permanencia de un objeto: caja de permanencia - Maria Montessori


Tal y como expuso Jean Piaget, el niño adquiere un gran logro en el periodo sensoriomotor cuando asimila la permanencia de un objeto, es decir, percatarse de que un objeto puede existir en el espacio y en el tiempo aunque no los veamos e incluso no estén. Este hecho constituye un esquema que no termina de componerse antes de los 18 meses, pero sí que es cierto que el bebé de 8 meses ya comienza a tomar conciencia de seres humanos (padre o madre). Si se trata de objetos, a edades tempranas la teoría es muy sencilla: si no lo veo, no existe.

Cuando hablamos de la permanencia de un objeto nos referimos a una habilidad que se logra cuando ponemos en marcha una serie de competencias cognitivas que se desarrollan progresivamente. Este concepto surge a la edad de los 8 meses y se refiere a la toma de conciencia de que los objetos y las personas continúan existiendo aun cuando no se encuentran visibles.




En este ejemplo, el niño no puede comprender que la manzana ha cambiado de sitio junto con el pañuelo a pesar de saber que se encuentra escondida.



Como ya conocéis, la pedagoga Maria Montessori creó una gran variedad de material sensorial para los más pequeños y, para trabajar este habilidad, encontramos la denominada "caja de permanencia", con la que también trabajaremos la coordinación óculo-manual y otros temas como los colores o las formas geométricas. 

Son cajas de madera con aberturas en la parte superior para introducir los objetos, los cuales se quedarán en el interior de la caja, en un cajoncito o se deslizarán hasta caer fuera. A continuación, os muestro algunos ejemplos de cajas de permanencia.



Pompas de jabón: recetas e historia

Las pompas de jabón se han convertido en un juguete ideal para los más pequeños y que podemos catalogar como un juego tradicional de más de 400 años, ya que en las pinturas flamencas del siglo XVII ya se mostraban.

 Edward Potthast

 Edward Compton

 Gustaf Lundberg

Philip Mercier

Fue la empresa londinense A. & F. Pears quien creó una famosa campaña de publicidad para sus jabones en 1886 usando una pintura de Millais en la que un niño juega con pompas. Más tarde, una empresa de Chicago llamada Chemtoy empezó a vender líquido para pompas en la década de 1940, y desde entonces han cautivado a los niños. De acuerdo con una estimación de la industria, los fabricantes venden unos 200 millones de botes anualmente, quizás más que ningún otro juguete.

Relacionado con la empresa londinense de jabones, está el hecho de que los aficionados del West Ham lancen pompas de jabón en sus partidos de fútbol, ya que en la década del 20 asociaron por su gran parecido físico al jugador Billy J. "Bubbles" con la pintura de Jhon Everett Millais.

 Jhon Everett Millais





















Las pompas de jabón están compuestas por una capa que a su vez contiene dos películas muy finas de jabón y agua que forman una esfera hueca. Existen varias formas de crear estas burbujas, por lo que os dejo algunas propuestas.

Receta de pompas de jabón simples:



Receta de pompas de jabón gigantes:



15 Ideas para jugar con el agua

Ya estamos en verano, la esación que nos permite desarrollar muchas actividades al aire libre y con un elemento que les encanta a los niños: el agua. En esta ocasión, quiero compartir una serie de ideas que podéis llevar a cabo con los más pequeños y con las que trabajaréis a través de los sentidos, esencialmente del tacto.

----------------------------------------------------

1. Barcos con tapones de corcho: los tapones de corcho son ideales para jugar en el agua y comprender así que hay objetos que pueden flotar y otros hundirse. Podéis hacer los barquitos con tres tapones unidos por gomas o cuerdas o sellados con silicona; o simplemente, utilizar un sólo tapón. Os recomiendo hacer la vela de dicho medio de transporte con goma eva, ya que es un material muy liviano que permitirá al barco seguir flotando.





2. Barcos con churros de piscina: Otra forma muy sencilla de realizar barcos que floten en el agua es utilizar los churros con los que los más pequeño aprenden a nadar. Para hacer la vela también podéis utilizar goma eva y en ligar de un palito, podéis colocar una pajita de plástico.


3. Barcos con tapa de tarros y botes: las tapas de los tarros y botes también flotan, por lo que podemos utilizarlas para crear más barcos.













4. Ranas en nenúfares: con una pelota de pin-pon podemos realizar este divertido anfibio que colocaremos sobre una base de goma eva que representará una hoja de nenúfar (también podéis emplear una bola de poliespan pintada por los niños).




5. Carreras de barcos o canicas: partiendo un churro de natación a la mitad podemos conseguir dos pistas o caminos por los que deslizar los barcos o pequeñas pelotas o canicas.


6. Botellas sensoriales: las botellas sensoriales son un gran recurso para trabajar diferentes temas y en este caso, podemos trabajar el mar y sus elementos característicos; os dejo algunos ejemplos.






7. Globos de agua: forman parte de los jugos tradicionales y son muy divertidos y atractivos para los niños. Con ellos podemos hacer competiciones de lanzamientos, encestarlos en cajas o cubos, clasificarlos por colores...





8. Trasvase de agua con utensilios y esponjas: El trasvase de agua y otros elementos es una de las mejores opciones para trabajar los sentidos y, especialmente, la motricidad fina a la vez que los más pequeños se divierten. Podemos llevarlo a cabo mediante utensilios como vasos, botes, tapones... e incluso esponjas.






9. Pescamos peces: para esta actividad necesitaremos láminas de colores plastificadas y anillas o clips que colocaremos en la boca de los pecetitos, a quienes trataremos de coger con la ayuda de un palito.


10. Deslizamientos: con un trozo de plástico mojado o con bolsas de basura, podemos realizar un tobogán casero por el que los niños podrán deslizarse.



11. Perlas de agua: son bolitas de colores que les encantará manipular a los niños, pero hemos de estar pendientes y evitar que las ingieran.



12. Pintamos con hielo: con sólo un poco de pintura de dedos y agua, podemos realizar cubitos de colores con los que pintaremos, descubriendo así otras texturas y una nueva forma de expresarnos.


13. Huevos de dinosaurio: esta actividad resulta muy atractiva para los más pequeños, porque no sólo descubren una nueva textura y estado del agua, sino que han de ingeniárselas para poder recuperar los dinosaurios que contienen.


14. Salvamos animales: es una actividad similar a la anterior, la cual consiste en romper el bloque de hielo y rescatar a los animales que en él se encuentran.

 



15. Pompas de jabón: son un clásico de los juegos de playa y del verano que les encanta y con el que trabajarán muchos aspectos, entre ellos la motricidad, la coordinación viso-manual y los músculos faciales.